capitulo 6: el balance de situacion

Balance de SituaciónPara tomar decisiones comerciales relacionadas con los clientes en el ámbito “business to business” (negocios entre empresas), tales como cerrar acuerdos comerciales, invertir en el cliente o desarrollar el negocio conjuntamente, debemos conocer cuál es la salud económica y financiera del cliente.

Gracias a las Cuentas Anuales de una compañía podemos realizar una aproximación a su realidad económica y financiera. Esta aproximación nos permitirá conocer cuál es la salud del cliente, leyendo e interpretando la información económica contenida en dichos documentos. De esta forma, podremos tomar decisiones comerciales exitosas.

Las Cuentas Anuales son documentos contables de información económica de las empresas. Las Cuentas Anuales son: el Balance de Situación, la Cuenta de Pérdidas y Ganancias, el Estado de Cambios en el Patrimonio Neto, el Estado de Flujo de Efectivo y la Memoria. Las principales Cuentas Anuales son el Balance de Situación y la Cuenta de Pérdidas y Ganancias.

En el presente capítulo desarrollaremos el Balance de Situación. Y en el próximo capítulo estudiaremos la Cuenta de Pérdidas y Ganancias.

El Balance de Situación

El Balance de Situación es un documento contable obligatorio representativo de la situación patrimonial y financiera de una empresa. Expresa la riqueza de la empresa en un momento dado y el origen de dichos recursos. El Balance es una síntesis donde se describen los recursos financieros captados por la empresa (recursos propios y recursos ajenos) y cómo están invertidos (activos). Representa gráficamente el patrimonio de una empresa, es decir, el conjunto de bienes, derechos y obligaciones de una compañía.

Por una parte tenemos el Activo, que son los bienes y derechos de la empresa. Los bienes pueden ser edificios, maquinaria, existencias, etcétera. Los derechos son el dinero que nos deben los clientes u otros deudores. El activo recoge la estructura económica de la compañía. Son las inversiones. Se representa en lado izquierdo del Balance.

Por otra parte tenemos los Recursos Financieros, que son las obligaciones de la empresa. Las obligaciones son el capital aportado por los accionistas, los préstamos y las deudas con proveedores. Los Recursos Financieros recogen la estructura financiera de la compañía que financian las inversiones, es decir, el dinero que procede de capital propio o ajeno. Los Recursos Financieros son la suma del Patrimonio Neto y el Pasivo. El Patrimonio Neto son los recursos propios aportados por los accionistas (el capital propio y las reservas). El Pasivo son los recursos ajenos que la empresa obtiene para financiar sus inversiones y que debe a sus acreedores financieros y proveedores. Los Recursos Financieros se representan en lado derecho del Balance.

Siempre existe un equilibrio patrimonial, es decir, el Activo es igual al Patrimonio Neto más el Pasivo. Las inversiones son igual a los recursos propios más los recursos ajenos.

Inversiones = Recursos Propios + Recursos Ajenos

Activo = Patrimonio Neto + Pasivo

En función del tiempo de duración de un bien o derecho en el patrimonio de una empresa obtenemos dos tipos de Activos:

  • Activo no Corriente (también llamado Fijo o Inmovilizado): son las inversiones cuyo tiempo de permanencia en el patrimonio de la empresa es superior a más de un ciclo o periodo económico. Normalmente, permanencia superior al año.
  • Activo Corriente (también llamado Circulante): son las inversiones cuyo tiempo de permanencia en el patrimonio de la empresa es inferior un ciclo o periodo económico. Normalmente, permanencia inferior al año. Son inversiones que se renuevan constantemente dentro del periodo económico anual.

Por una parte, representamos el Activo en función de su liquidez, colocando en la parte superior las inversiones menos líquidas Activo no Corriente y en la parte inferior las inversiones más líquidas Activo Corriente. Por otra parte, representamos el Patrimonio Neto y el Pasivo según su exigibilidad o exigencia de devolución. Colocamos primero el Patrimonio Neto ya que los accionistas tienen menor exigibilidad para que se les devuelva sus fondos y en segundo lugar representamos el Pasivo ya que a los acreedores si hay que devolverles sus recursos prestados.

El Activo no Corriente (Fijo) lo podemos desglosar según su materialidad o tangibilidad:

  • Inmovilizado Intangible: propiedad industrial, fondo de comercio, concesiones administrativas, gastos de investigación y desarrollo, y aplicaciones informáticas.
  • Inmovilizado Material: terrenos, edificios, maquinaria, mobiliario, vehículos y equipos informáticos.
  • Inmovilizaciones Financieras: participaciones en otras empresas, cartera de valores, créditos concedidos y depósitos a largo plazo.

A su vez, el Activo Corriente (Circulante) lo podemos dividir en función de su capacidad para convertirlo en dinero disponible o líquido:

  • Existencias: materias primas, productos semiterminados, productos terminados y subproductos.
  • Deudores (también llamado Realizable): saldo de clientes a cobrar y saldo de deudores varios.
  • Inversiones financieras temporales: créditos concedidos a corto plazo, cartera de valores a corto plazo y depósitos a corto plazo.
  • Tesorería (también llamado Disponible): dinero en bancos o en caja de la empresa.

En resumen, el Activo Corriente los desglosamos en existencias o stocks, exigible (deudores e inversiones financieras temporales) y disponible (tesorería).

El Patrimonio Neto o Recursos Propios está compuesto por el capital social, las reservas y el resultado del ejercicio.

Por su parte el Pasivo lo podemos desglosar en función del tiempo de duración de la obligación en el patrimonio de una empresa en los siguientes pasivos:

  • Acreedores a largo plazo (vencimiento superior a más de un año) o Pasivo no Corriente: se divide en Financiero y no Financiero.
    • Financiero: son los empréstitos (emisiones de obligaciones a largo plazo) y préstamos a largo plazo de entidades bancarias.
    • No Financiero: son los acreedores o proveedores de inmovilizado.
  • Acreedores a corto plazo (vencimiento inferior a de un año) o Pasivo Corriente: se desglosa también en Financiero y no Financiero.
    • Financiero: son los préstamos o pólizas de crédito y deudas por descuento de efectos comerciales.
    • No Financiero: son proveedores, acreedores diversos y acreedores no comerciales (Hacienda y Seguridad Social).

Ejemplo

Vamos a desarrollar mediante un ejemplo todos los diferentes conceptos del Balance de Situación que hemos visto. Teniendo en cuenta las diferentes partidas contables de una empresa industrial fabricante de fibra óptica, construiremos su Balance de Situación:

  • Capital Social:             300.000 euros
  • Reservas:                    100.000 euros
  • Edificios:                     100.000 euros
  • Maquinaria:                 400.000 euros
  • Mobiliario:                   40.000 euros
  • Préstamos L/P:           300.000 euros
  • Póliza de crédito C/P: 15.000 euros
  • Materias primas:         20.000 euros
  • Proveedores:               25.000 euros
  • Producto terminado:   80.000 euros
  • Clientes:                      70.000 euros
  • Bancos:                       30.000 euros

Para construir el Balance de Situación de esta compañía, comenzaremos analizando cada una de las partidas anteriores y clasificándola según pertenezca al Activo, Patrimonio Neto o Pasivo.

El Capital Social son las aportaciones dinerarias realizadas en la constitución de la empresa o en posteriores ampliaciones de capital por los accionistas. El capital social se compone de la suma del total de las acciones. La función del capital social es financiar los activos de la compañía. El capital social pertenece al Patrimonio Neto.

Las Reservas es un a partida contable que agrupa los recursos propios fruto de beneficios positivos que no se han repartido entre los accionistas. Son beneficios no distribuidos y reinvertidos en la actividad de la empresa. Las reservas persiguen dos objetivos principales: primero mantener el poder adquisitivo del capital social emitido que la inflación deteriora y segundo financiar el crecimiento de la actividad económica. Las reservas pertenecen al Patrimonio Neto.

Los edificios son inversiones a largo plazo de la compañía. Por tanto, forma parte del Activo no Corriente, más concretamente inmovilizado material.

La maquinaria, al igual que los edificios, también es una inversión a largo plazo. En consecuencia, se engloba dentro del Activo no Corriente inmovilizado material.

El mobiliario también es una inversión a largo plazo. Por tanto, también será un Activo no Corriente, en especial inmovilizado inmaterial. Los edificios, la maquinaria y el mobiliario son inversiones (activos) adquiridos por la empresa para ser utilizados durante varios ejercicios económicos en su proceso productivo. Estos tres activos estarán vinculados a la actividad económica de la empresa de manera duradera. Por eso, constituyen el inmovilizado de la compañía (Activo no Corriente).

Los préstamos a largo plazo son fondos que recibió la empresa para financiar las inversiones en inmovilizado. Los préstamos son deudas con vencimiento superior a doce meses contraídas con entidades financieras acreedoras. Son por tanto recursos ajenos a largo plazo, es decir, Pasivo no Corriente, más concretamente Pasivo no Corriente Financiero.

Por otra parte, la póliza de crédito a corto plazo es un recurso ajeno a corto plazo recibido por la empresa por una entidad financiera para financiar las inversiones a corto plazo y garantizar la liquidez en el corto plazo. La póliza de crédito a corto plazo forma parte del Pasivo Corriente, en especial del Pasivo Corriente Financiero.

Las materias primas es el vidrio y plástico que la empresa adquiere constantemente a sus proveedores para incorporarlas al proceso productivo y poder obtener la fibra óptica que luego venderá. Las materias primas son activos que constantemente la empresa va comprando y renovando. Cada compra de materia prima suele durar bastante menos de un año en la propiedad de la empresa antes de incorporarlo al proceso productivo. Por tanto tiene carácter de corto plazo, y en consecuencia, forma parte del Activo no Corriente. Más concretamente, las materias primas se engloban dentro de las Existencias del Activo no Corriente.

La cuenta de proveedores muestra el saldo que la empresa debe pagar a sus proveedores de materias primas. Son deudas adquiridas con los proveedores ordinarios por la compra de las materias primas. Estas compras se suelen hacer con crédito aplazando el pago. El aplazamiento del pago normalmente es inferior al año. Por tanto, proveedores forma parte del Pasivo Corriente, acreedores a corto plazo no financiero, destinado a financiar la compra de las materias primas. 

La cuenta de producto terminado recoge el importe total del stock de fibra óptica que tiene la empresa en existencias para su venta. Las materias primas se convierten en fibra óptica o producto terminado mediante el proceso productivo. La fibra óptica suele pasar un periodo corto de tiempo en los almacenes antes de ser vendida y servida a los clientes. Son inversiones con carácter de corto plazo ya que a lo largo del año hay frecuentes producciones y el stock de existencias suele rotar diversas veces en un año. En consecuencia, el producto terminado es un Activo Corriente, en especial, Existencias del activo a corto plazo.

La cuenta de clientes muestra el dinero que deben los clientes a la empresa por las compras realizadas. Normalmente, la fibra óptica se vende a crédito. La empresa concede un crédito a sus clientes por las ventas. Pasado un periodo de tiempo después de la compra, habitualmente inferior al año, los clientes pagan sus deudas a la empresa. Por tanto, clientes forma parte del Activo Corriente, más concretamente Realizable o Deudores.

Finalmente, bancos recoge el dinero que la empresa dispone para hacer frente a los pagos en el corto plazo de los gastos generales de la compañía y para devolver la deuda contraída. Es la Tesorería o Disponible que se engloba en el Activo Corriente.

Teniendo en cuenta cada partida vista y analizada anteriormente, agrupamos en Activo, Patrimonio Neto y Pasivo, teniendo en cuenta si es corriente o no corriente:

  • Activo no Corriente:  
    • Edificio:                  100.000 euros
    • Maquinaria:            400.000 euros
    • Mobiliario:              40.000 euros
  • Activo Corriente:
    • Existencias:            100.000 euros
    • Realizable:              70.000 euros
    • Disponible:             30.000 euros
  • Patrimonio Neto:
    • Capital Social:         300.000 euros
    • Reservas:                100.000 euros
  • Pasivo no Corriente:  
    • Préstamos L/P:       300.000 euros
  • Pasivo Corriente:           
    • Póliza de crédito:   15.000 euros
    • Proveedores           25.000 euros

El resumen de las grandes partidas de la estructura del Balance de Situación de la empresa es el siguiente:

La suma total de las inversiones del Activo ascienden a 740.000 euros, 540.000 euros de Activo no Corriente (inmovilizado a largo plazo) más 200.000 euros de Activo Corriente (inversiones a largo plazo compuesto por existencias, realizable y disponible). La suma de Patrimonio Neto (400.000 euros de recursos propios) más Pasivo no Corriente (300.000 euros de recursos ajenos a largo plazo) más Pasivo Corriente (40.000 euros de recursos ajenos a corto plazo) es también 740.000 euros. Siempre existirá el equilibrio patrimonial:

Activo (740.000 euros de inversiones totales) = Patrimonio Neto (400.000 euros de recursos propios) + Pasivo (340.000 euros de recursos ajenos)

Tanto el Patrimonio Neto (recursos propios) más el Pasivo no Corriente (préstamos a largo plazo) se emplean en financiar la totalidad del Activo no Corriente (inversiones a largo plazo). Por otra parte, el Pasivo Corriente (recursos ajenos a corto plazo) se debe destinar sólo a financiar el Activo Corriente (inversiones a corto plazo), nunca el Activo no Corriente. Este punto lo desarrollaremos en profundidad en el capítulo destinado a estudiar la solvencia del cliente.

Para realizar una lectura e interpretación correcta del Balance, necesitamos apoyarnos también en la Cuenta de Pérdidas y Ganancias (especifica la corriente de ingresos y gastos) y la Memoria (ofrece información detallada de las diferentes paridas del Balance).

La estructura del Balance

Para entender por qué una empresa tiene una determinada estructura de Balance vamos a desarrollar el concepto de ciclo medio de maduración. El ciclo de maduración es el tiempo teórico medio que el dinero invertido en la actividad de explotación de la empresa tarda en convertirse en dinero disponible en la tesorería de la compañía.

Para una empresa manufacturera o industrial, el ciclo de maduración comienza con la compra de las materias primas, su elaboración, la venta de los productos y termina con el cobro a los clientes de las ventas realizadas.

Para una empresa distribuidora o comercial, el ciclo de maduración empieza con la compra de productos, la venta de dichos productos y finaliza con el cobro de las ventas realizadas.

Una empresa de servicios no tiene que realizar compras ni de materias primas ni productos terminados. Su ciclo de maduración cosiste en vender los servicios y cobrar dichas ventas.

Como hemos visto cada empresa tiene su propio ciclo de maduración. Este ciclo de maduración explica la estructura del activo del Balance de la empresa. El activo define realmente a una empresa. La realidad económica, es decir, el activo, determina el Balance de la empresa.

Una empresa manufacturera o industrial tiene un activo no corriente (inmovilizado en maquinaria principalmente) grande y activo corriente pequeño. Una empresa distribuidora o comercial tiene un activo no corriente pequeño y un activo corriente grande (principalmente existencias y realizable). Una empresa de servicios tiene un activo no corriente grande y activo corriente pequeño.

Una vez definida la estructura de activo del Balance, la empresa decide cuáles deben ser el origen de sus recursos propios y ajenos para financiar las inversiones del activo.

Ejercicio

Ejercicio 20: Partiendo de los diferentes asientos contables que te mostramos a continuación, construye el Balance de Situación de una compañía fabricante de gafas solares:

  • Edificio:                       300.000 euros
  • Maquinaria:                 500.000 euros
  • Mobiliario:                   100.000 euros
  • Capital Social:             400.000 euros
  • Reservas:                    100.000 euros
  • Préstamos L/P:           500.000 euros
  • Materias primas:         10.000 euros
  • Gafas simitermidas:    20.000 euros
  • Gafas terminadas:       50.000 euros
  • Clientes:                       100.000 euros
  • Tesorería:                    20.000 euros
  • Póliza de crédito C/P: 85.000 euros
  • Proveedores:              15.000 euros

 

Para cualquier duda que te haya surgido, puedes ponerte en contacto con nosotros para que te solucionemos dicha duda escribiéndonos un e-mail.