formacion

El mito del vendedor nato, que nace y no se hace, esconde una ilusión y un error. Aunque existen perfiles favorables para la función comercial, una formación adecuada es esencial para lograr el éxito.

Para aprender a ser comercial es preciso entrenarse continuamente. Una formación permite reforzar las habilidades y conocimientos del vendedor convertido en consultor asesor que ayuda a tomar decisiones beneficiosas a los clientes.

Algunas de las razones para recibir formación en ventas son:

1. Incrementas tus ventas.

2. Mejoras tu profesionalidad al conocer mejor tus productos o servicios, el mercado, diferentes sectores...

3. Aprendes a trabajar en equipo, automotivación...

4. Saber reaccionar ante las dificultades en términos de soluciones.

5. Conocer a tus clientes y saber de que manera puedes utilizar la información para persuadirles.

6. Aprendes a planificar y organizar tus recursos y tiempo.

7. Saber como se organiza la política comercial de una compañía, como se organiza un departamento comercial y como se dirige una fuerzas de ventas, y de esta forma encuentras una sintonía mayor con tu empresa.

Para ser un buen comercial, además de conocer las técnicas de ventas, debes conocer cuales son tus fortalezas y debilidades. Trabaja para neutralizar tus debilidades y desarrolla tus puntos fuertes.

El comercial eficiente basa su saber en el conocimiento de su potencial y sus restricciones, además basa su saber en el conocimiento del comprador y su contexto, la empresa que representa, los productos o servicios que vende y la oferta de la competencia.

Considera a la formación que vayas a recibir como una inversión y no como un gasto. Si estás decido a realizar un plan de estudios:

1. Analiza y compara los planes de estudios de los diferentes centros de formación.

2. Investiga la experiencia profesional y académica de los diferentes profesores.

3. Pide referencias a los ex-alumnos.

Volver a Cómo vender más